#AhoraMisiones
En Casa Rosada dicen que el Presidente tiene 44% de intención de voto. En 2015, la fórmula Aguad-Baldassi sacó 33,8%, muy por encima de las dos ofertas electorales sumadas de Cambiemos

Impertérrito, el Gobierno no se inmutó ante el resultado electoral en la provincia de Córdoba, donde un Cambiemos dividido en dos ofertas electorales no alcanzó -sumados- la performance de 2015. Por el contrario, aseguran que Mauricio Macri sigue encabezando las preferencias de los electores para la presidencial en la provincia que fue clave para la victoria en el ballotage frente a Daniel Scioli hace cuatro años atrás.

En ese momento, se recordará, el líder de Cambiemos obtuvo el 70,4% de los votos. Hoy, en las mismas encuestas que le daban a Juan Schiaretti el 50% de intención de voto a gobernador, Macri obtenía el 44% de intención a voto a presidente, lejos de Cristina Kirchner, que no llega al 30% de los votos.



En ámbitos del Gobierno agregan: "Los votos de Schiaretti no son para Cristina, eso está claro para todos, incluso para él". "Distinto sería si él fuera candidato, pero nada indicaría que fuera a tomar esa decisión, más bien su aporte sería a favor de fortalecer una opción peronista moderada, sin jugar personalmente", dicen.

El guarismo que obtuvo Macri en 2015, 70%, es la madre de todas las discordias. Fue un trofeo que la Casa Rosada no quiso entregar a nadie, mucho menos al PRO cordobés, conducido por Nicolás Massot, presidente del bloque PRO de Diputados y mano derecha del díscolo presidente de esa Cámara, Emilio Monzó.

Y apenas instalados en el poder, ese grupo que estuvo a 5 puntos de hacerse a la gobernación fue absolutamente deslegitimado desde las mismas cumbres del poder. Porque es bueno recordarlo. En el 2015, la fórmula Juan Schiaretti-Martín Llaryora sacó 39,4% y la integrada por Oscar Aguad-Héctor Baldassi 33,8 por ciento.

Así, el rol ordenador que ejerció ese PRO de origen peronista, que se construyó con los restos de la gestión de Germán Kammerath que fue intendente de Córdoba Capital entre 1999 y 2003 en diálogo con el radical Oscar Aguad, se fue diluyendo, porque desde Casa Rosada se lo buscó equilibrar con el intendente de Córdoba, Ramón Mestre y, sobre todo, con Mario Negri.

Finalmente, el PRO cordobés se puso de acuerdo con Mestre y todo indicaba que tenía chances reales de salir victorioso o, por lo menos, lograría retener la intendencia de Córdoba con Rodrigo de Laredo, el yerno de Aguad y amigo de Massot. Pero Lilita Carrió, amiga de Negri, se interpuso en ese acuerdo y amenazó con retirarse de Cambiemos si el Gobierno no respaldaba al presidente del bloque Cambiemos de Diputados.
Axact

Responsabilidades

Ahora Misiones (Ahora Noticias) no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Ahora Misiones (Ahora Noticias) se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Deja un Comentario:

0 comments: