#AhoraMisiones Es el siniestro que más víctimas y daños provocó desde que se llevan registros. Los vientos del desierto, secos y calientes, de más de 100 kilómetros por hora, complican el combate. Malibú, donde viven muchas celebridades, fue evacuado.

Un gran incendio avanza en el norte de California, Estados Unidos, desde el jueves pasado y se convierte en el más mortífero de la historia de ese estado desde que se llevan registros: ya suman 44 los muertos y los equipos de bomberos no logran controlar las llamas.

El lunes, los rescatistas encontraron diez cuerpos en la ciudad de Paradise, de 26.000 habitantes, que fue completamente arrasada por el fuego, y tres más en la pequeña localidad de Concow. Con estas nuevas víctimas fatales, la lista de fallecidos asciende a 44. El Camp Fire, al pie de la Sierra Nevada y a pocos kilómetros de Sacramento, capital del estado, como fue bautizado, se convirtió en el incendio con más muertes registrado en California y el que más daños materiales provocó. Además, alrededor de 200 personas permanecen desaparecidas, por lo que la cifra de víctimas podría subir aún más en los próximos días, confirmaron las autoridades. El patrón que se puede intuir en la tragedia de Paradise se parece al de la tragedia de Santa Rosa, el año pasado, cuando 22 personas murieron en otro incendio de características similares en una zona urbanizada en medio de la naturaleza. En aquella ocasión, la mayoría de las víctimas fueron personas mayores que no pudieron escapar a tiempo



Las últimas cifras de los bomberos indicaban que el fuego estaba controlado en un 30 por ciento después de cuatro días de desatado. Los pronósticos son desalentadores y cunde el pesimismo porque el principal factor causante de estos incendios, los vientos fuertes y secos del desierto, que pueden superar los cien kilómetros por hora, se reavivaron el domingo y no se sabe cuándo se detendrán. Estos vientos son un fenómeno natural habitual en octubre y noviembre en California. Se llaman vientos de Santa Ana en el sur y vientos del diablo en el norte. Secan todo a su paso y hacen que las brasas y chispas vuelen kilómetros y expandan el fuego a toda velocidad. De los muertos en Paradise, cinco fueron hallados carbonizados en sus coches. Más de 5100 bomberos de todo el país buscan contener las llamas, mientras equipos de búsqueda especializados –en los que participan antropólogos y especialistas en ADN– recorren la tierra arrasada para buscar e identificar restos humanos, en ocasiones reducidos solo a un puñado de cenizas.
Axact

Responsabilidades

Ahora Misiones (Ahora Noticias) no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Ahora Misiones (Ahora Noticias) se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Deja un Comentario: