//]]>
Con más apuros de los previstos, Nueva Zelanda se impuso por 39-22 en New Plymouth, en la tercera jornada del Rugby Championship, el torneo que reúne a las potencias del hemisferio sur.

Con todo en contra, acuciados por las críticas sufridas tras sus últimas actuaciones, los Pumas ofrecieron su mejor versión y llegaron a poner contra las cuerdas a un equipo al que no han logrado derrotar en 29 enfrentamientos.

Bajo la lluvia, con una defensa épica y acierto pleno en sus lanzamientos a palos, el equipo de Daniel Hourcade creyó en el milagro en el Yarrow Stadium, donde sorprendió durante una hora a unos irreconocibles All Blacks, que confiaron demasiado en su línea ofensiva.

De hecho, con tres ensayos en el primer tiempo, los neozelandeses debían haber encarrilado el triunfo. Pero todo lo que hicieron bien los Pumas, falló en el conjunto oceánico en el tramo inicial, lastrado por el aciago partido de Bauden Barret, que no convirtió ninguna de sus patadas a palos e, incluso, en el segundo tiempo se ganó una tarjeta amarilla.

Argentina llevó el juego al campo neozelandés en los primeros 40 minutos y desde ahí pudo patear a palos, con una actuación descollante de Nicolás Sánchez (16 puntos), que se acerca al centenar de puntos como el argentino que más ha anotado a los All Blacks en su historia, bien acompañado en el acierto con el pie Emiliano Bofelli.

Los Pumas concluyeron con ventaja el primer tiempo (15-16), tras conseguir su único ensayo e, incluso, hicieron saltar las alarmas de los All Blacks, con nuevas conversiones de Sánchez y Bofelli, más la tarjeta amarilla que envió diez minutos fuera del campo a Barrett.
Axact

Ahora Noticias

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Deja tu Opinion:

0 comments: