//]]>
Matías Santana, el joven mapuche de 20 años que declaró ante la Justicia haber visto cómo los gendarmes golpearon y se llevaron a Santiago Maldonado el 1° de agosto en la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, negó este martes las versiones que indican que un agente de la fuerza le pegó un piedrazo a uno de sus compañeros. "Ningún compañero manifestó haber recibido un piedrazo", dijo.

Santana aclaró que en los incidentes con Gendarmería dentro de la Pu Lof "volaron piedras y nos tiraron tiros" pero insistió con que no hubo heridos por el impacto de una piedra: "Sólo algunos recibimos perdigones en las piernas".

Oriundo de esta ciudad, el joven mapuche acompañó a unos 30 manifestantes que se juntaron en la mañana del martes en la puerta de los Tribunales Federales de Esquel ante la declaración testimonial de tres gendarmes que participaron del operativo del 1° de agosto en el que fue visto por última vez Santiago Maldonado. Llegó junto a otras referentes de la comunidad, como Soraya Maicoño y Andrea Millañanco, pareja del lonko Facundo Jones Huala, detenido.

El joven mapuche, integrante del Movimiento Autónomo del Puel Mapu, contó que cuando Gendarmería ingresó a su territorio, cerca de las 11.33 de aquel día, "entre tantas piedras y tiros sólo atinamos a correr y cruzar el río". Además, explicó que ellos estaban "haciendo ejercicios de autodefensa" pero aclaró que "no había gente del (grupo radicalizado) RAM, que es una organización clandestina y no se sabe quiénes son ni dónde están".

Santana, que declaró frente al juez Guido Otranto el pasado 5 de septiembre, dijo que no tiene problemas en volver a presentarse ante la Justicia. Ante las nuevas versiones que indican que unos ocho gendarmes llegaron a la orilla del Chubut, confirmó que "los gendarmes estuvieron cerca del río y tuvieron el control territorial y nosotros corrimos y cruzamos el río", y que cuando recuperaron el territorio encontraron "muchos cartuchos de escopeta" pertenecientes a los disparos que presuntamente hicieron los gendarmes.

Este martes, el testigo repitió lo que le contó a Otranto una semana antes: "Nosotros corrimos hacia el río. Yo fui a buscar un caballo que tenía a unos metros y cuando estaba subiendo escucho la voz de uno que dice 'quedate quieto'. Subí, había tiros y pude ver a tres gendarmes que estaban golpeando un bulto celeste con negro. Reconozco que era Santiago porque yo ese día le presté mi campera celeste".

Axact

Ahora Noticias

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Deja tu Opinion:

0 comments: