//]]>
Se trata de Luis Alberto Scervino, que ocupaba el cargo de superintendente de Servicios de Salud de la Nación, y Ezequiel Sabor, viceministro de Trabajo

No esperó ni que pase un día. Un par de horas después de la movilización de la CGT a la Plaza de Mayo, en la que hubo duros cuestionamientos al Gobierno, Mauricio Macri desplazó a dos funcionarios cercanos al sindicalismo, un mensaje directo al corazón del movimiento obrero.

Según confirmaron fuentes oficiales, se trata de Luis Alberto Scervino, hasta este martes superintendente de Servicios de Salud de la Nación, un sillón al que el ahora ex funcionario llegó de la mano del sindicalista José Luis Lingeri. La designación de Scervino había sido un gesto del Gobierno hacia los gremios. Lingeri fue uno de los caciques que estuvo en el palco principal del acto de la CGT. Con esta decisión, Macri endurece abiertamente su posición frente a los gremios.

La entrada de Scervino al Poder Ejecutivo había sido acompañada, además, con la devolución de los $30.000 millones que el Gobierno le cedió a las obras sociales sindicales y que la gestión anterior había retenido durante años como una señal de confrontación con el movimiento obrero, después de que Cristina Kirchner rompiera relaciones con Hugo Moyano.

Según confiaron desde Casa Rosada, Scervino –que estaba en la cuerda floja desde hacía algunos meses– será reemplazado por ahora por Sandro Taricco, gerente General del organismo. Taricco había llegado a ese lugar impulsado por Graciela Ocaña, primera candidata a diputada nacional del oficialismo en la provincia de Buenos Aires.
Axact

Ahora Noticias

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Deja tu Opinion:

0 comments: