//]]>
En el entrenamiento vespertino, el técnico apostó por tres modificaciones en relación al equipo que había parado a la mañana

Jorge Sampaoli mantiene el misterio o la incertidumbre. Lo cierto es que su falta de definición a dos días del compromiso clave contra Uruguay genera que no haya un equipo claro para afrontar esa cita (desde las 20).

Luego de parar una formación en el entrenamiento de la mañana, llevó a cabo la práctica vespertina con tres sorpresas: modificó la línea defensiva y el mediocampo.

Si bien mantuvo el esquema de 3-4-3 con el tridente ofensivo conformado por Lionel Messi, Mauro Icardi y Paulo Dybala, colocó a Javier Mascherano en la última línea en reemplazo de Federico Fazio.

El Jefecito, que pelea por ganarse la titularidad, actuó como líbero y se transformó en una de las dudas para chocar con la Celeste.

La mitad de la cancha sufrió dos modificaciones, ya que Leandro Paredes se paró como doble pivote junto con Lucas Biglia y relegó a Guido Pizarro al equipo alternativo.

También el que irrumpió en la escena fue Emiliano Rigoni, flamante refuerzo del Zenit de Rusia. El ex hombre de Independiente, que entró a la convocatoria a último momento por la lesión del Toto Salvio, estuvo parado en el sector derecho de la mitad del campo y el que salió fue Lautaro Acosta.

Más tarde, fue el juvenil Fabricio Bustos de Independiente el que disputó unos minutos por la zona derecha de la cancha en lugar de Rigoni

¿El equipo que planteó en esa ocasión? Sergio Romero; Gabriel Mercado, Javier Mascherano, Nicolás Otamendi; Emiliano Rigoni, Leandro Paredes, Lucas Biglia, Ángel Di María; Lionel Messi, Paulo Dybala y Mauro Icardi.
Axact

Ahora Noticias

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Deja tu Opinion:

0 comments: