Los nuevos sexbots hablan y se mueven, pero no están solamente creados para satisfacer el placer sexual. Con la posibilidad de programar la personalidad, también pretenden conquistar a los dueños. Cómo es Harmony 2.0, el modelo que refleja el futuro de la robofilia

Desde tareas laborales hasta propuestas de ocio, la tecnología incurre cada vez más en las actividades de las personas. Y dentro de ese protagonismo creciente también se incluye a la vida sexual. La inteligencia artificial va conquistando de a poco el mercado global del sexo, con revolucionarias tecnologías que, según afirman, otorgan placer a los humanos. La robofilia ya es una realidad y solo es cuestión de tiempo para que los humanos se enamoren de las figuras cibernéticas.

La primera robot sexual de la historia fue presentada en 2010. Roxxxy –así denominada- generó un gran impacto en aquel entonces, ya que se la definió como la representación de la evolución de las muñecas inflables o de silicona. Este fue el primer ejemplar de otros tantos venideros en los que se fueron corrigiendo detalles, incrementando las funciones y mejorando el aspecto. La industria pretende en cada diseño afinar aún más la interacción íntima entre humanos y artefactos tecnológicos.
Axact

Responsabilidades

Ahora Misiones (Ahora Noticias) no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Ahora Misiones (Ahora Noticias) se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Deja un Comentario: