//]]>
La mano derecha del narcotraficante “Joao Branco”, líder de Familia do Norte (FDN), se encuentra entre las víctimas del violento incidente en la Unidad de Prisión de Puraquequara, en la zona rural de Manaos

Al menos seis presos, uno de ellos el brazo derecho del líder de una facción, fueron asesinados en una cárcel de Manaos, capital del estado brasileño de Amazonas, donde en enero pasado se registraron masacres en varias prisiones de esa urbe que dejaron más de 60 muertos, informaron hoy fuentes oficiales.

Los homicidios se registraron en la tarde de este viernes en la Unidad de Prisión de Puraquequara (UPP), en la zona rural de Manaos, según señaló la Secretaría estatal de Administración Penitenciaria en un comunicado.

Una de las víctimas fue ahorcada y otra decapitada, agregó la nota, que no llegó a esclarecer los motivos del violento episodio.

No obstante, de acuerdo con el Gobierno regional no hubo motín, ni rebelión en la unidad porque "los internos no presentaron oposición a las fuerzas de seguridad", ni daños al "patrimonio público".

Uno de los reos asesinados fue identificado como Janderson Araújo, alias "Boca Rica", quien sería el brazo derecho del narcotraficante "Joao Branco", líder de Familia do Norte (FDN) y preso en una cárcel federal.

Equipos especializados de la Policía Militar llegaron a la prisión para reforzar la seguridad y contar el número de presos con objeto de descartar posibles fugas, mientras que la Policía Civil interrogó al resto de los internos para esclarecer el caso.

De acuerdo con las autoridades, la facción FDN estaría detrás de las matanzas que ocurrieron entre el 1 y el 2 de enero en varias unidades penitenciarias de Manaos contra miembros de la banda Primer Comando de la Capital (PCC), que opera principalmente en el estado de Sao Paulo.

El Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj) fue el escenario de una de las sangrientas revueltas que duró 17 horas y dejó 56 muertos en la segunda mayor masacre en la historia carcelaria de Brasil tras la ocurrida en 1992 en una Casa de Detención de Sao Paulo, popularmente conocida como Carandiru, en la que murieron 111 reclusos.

La cifra de muertos se elevó después hasta los 60, pues otras cuatro personas fueron asesinadas en la Unidad de Prisión de Puraquequara, la misma en la que hoy se registraron los seis asesinatos.

Días después, en otra cárcel pública de la capital amazónica, se notificaron otras cuatro muertes.

Brasil vivió esas primeras semanas del año una cruenta crisis carcelaria en la que murieron cerca de 150 reos en el interior de las cárceles de varios estados por enfrentamientos entre facciones rivales que se disputan el control de los presidios.

Además de la guerra entre clanes rivales, las prisiones sufren graves problemas de salubridad y de hacinamiento, que colocan a Brasil como el país con la cuarta mayor población carcelaria del mundo, por detrás de Estados Unidos, China y Rusia.

Con información de EFE
Axact

Ahora Noticias

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Deja tu Opinion:

0 comments: