El presidente argentino mantendrá encuentros con los principales líderes mundiales con el objetivo de consolidar su liderazgo regional y empujar al Mercosur como bloque político y económico. Los detalles de la agenda internacional

Mientras mejora su práctica de aikido en Olivos, Mauricio Macri planifica una exhaustiva agenda internacional que ejecutará antes de las elecciones primarias de agosto. El Presidente tiene previsto viajar a Washington, Pekín, Hamburgo y Roma para profundizar una compleja hoja de ruta que apunta a consolidar su liderazgo regional y a empujar al Mercosur como bloque político y económico ante la incertidumbre mundial causada por Donald Trump, el Brexit, la ofensiva de Moscú, la crisis de refugiados y la amenaza perpetua de ISIS.

Hace unas semanas, Susana Malcorra se encontró en Bonn con Rex Tillerson, secretario de Estado de la administración Trump. La canciller solicitó que se respeten los acuerdos firmados por Macri y Barack Obama respecto al comercio de limones y a las facilidades para obtener la visa para ingresar a los Estados Unidos. Tillerson contestó que eran dos temas que estaban afuera de su área de gestión, y se comprometió a preguntar si era posible cumplir con los pedidos de Malcorra.

Obviamente, el secretario de Estado no podía contestar que el lobby de California -aportante de la campaña de Trump- se enfrenta a la importación de limones argentinos, y menos aún asegurar que la Casa Blanca respetaría un acuerdo bilateral referido a facilitar el ingreso de argentinos a los Estados Unidos, cuando ya se conoce la postura de Trump respecto a los latinos que pretenden viajar al Norte para estudiar, conocer o cumplir el sueño americano.

Tras la presentación de estos dos temas clave, Malcorra propuso a Tillerson que Macri visite a Trump para concretar una agenda de trabajo en Washington. El secretario de Estado aseguró que el mandatario estadounidense tenía intenciones de recibir al presidente argentino en la Casa Blanca y preguntó a Malcorra si tenía prevista alguna fecha especial para la gira de Macri. La canciller aseguró que el Presidente podía viajar hacia fines de abril o para principios de junio. Tillerson anotó la propuesta y quedó en contestar antes que finalizara marzo.

Para Macri es ideal llegar a Washington en abril. No es un capricho, sino la necesidad de conocer qué piensa realmente Trump sobre China y su peculiar economía de mercado. El Presidente arribará a Pekín a mediados de mayo y prefiere tener la información del Salón Oval antes de cerrar nuevos acuerdos con Xi Jinping, el líder chino que se enfrenta a Trump con suma cautela en los cinco continentes.
Axact

Responsabilidades

Ahora Misiones (Ahora Noticias) no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Ahora Misiones (Ahora Noticias) se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Deja un Comentario: