Entre las variedades se encuentran: banana, ananá, mango, jengibre y frutilla obtenidas de distintas localidades misioneras, entre ellas: Leandro N. Alem, Colonia Aurora, Alma Fuerte y Andrade. Se trata de pulpas deshidratadas que mantienen su aroma, sabor, sus propiedades nutricionales y podrían durar hasta 25 años. Un producto natural, sin aditivos, sin conservantes ni azúcar agregado.

En el marco del proyecto “Comida por un dólar” surgen las frutas liofilizadas cuyo objetivo es trabajar sobre el hambre en el mundo y aprovechar la producción de alimentos de las chacras misioneras. Por el momento el proceso de elaboración se lleva a cabo en Buenos Aires, en la provincia cuentan con una sala de fraccionamiento y más adelante el objetivo es instalar una planta de producción propia. Los paquetes serán comercializados a un valor de 25 pesos.

 “Lo que queremos hacer es darle valor agregado a la producción de la chacra misionera, así tenemos el proyecto “Comida por un dólar”. La diferencia con el otro proyecto que estamos trabajando con la Fundación Alimentos Para el Mundo es que, la parte de “Comida por un dólar” requiere de una inversión mucho más grande porque hay que hacer una cocina industrial que tiene un costo mucho mayor. Entonces estamos arrancando lo que sería la comercialización de las frutas, en nuestro plan de negocios, una alternativa más rápida”, comentó Matías Sebely, director del proyecto

En cuanto a cantidades, 10 gramos de fruta liofilizada equivale a 100 gramos de fruta natural. “La fruta tiene la ventaja de no contener agua, por lo tanto no tiene bacterias, por lo tanto no se pudre, esa es una de las principales ventajas del proceso. Esto se consume mucho en Asia y en la India porque tienen problemas graves con la escasez de alimentos y lo poco que tienen no quieren que se descomponga, por eso consumen mucho: por ejemplo, camarones liofilizados y frutas liofilizadas. También ocupan en Europa para la elaboración de tragos, porque es pulpa de frutas pero liofilizada, sin agua”.


Con respecto al contenido nutricional del producto aseguró: “Son producciones locales que se pueden liofilizar manteniendo las propiedades; el sabor y los nutrientes, así como también las vitaminas que tienen las frutas queda en el mismo estado y tiene una duración de 25 años”.

Sobre la liofilización

La liofilización o deshidrocongelación es un proceso en el que se congela el producto y posteriormente se introduce en una cámara de vacío para realizar la separación del agua por sublimación. De esta manera se elimina la totalidad del agua pero preservando la estructura molecular de la sustancia, sin perder ninguna de sus propiedades y alivianando enormemente su peso.


Es utilizado principalmente en la industria alimentaria para conservación de los alimentos y en la farmacéutica para conservar medicamentos, aunque también se puede utilizar para fabricar materiales como el aerogel o para hacer más conveniente el transporte de ciertos productos por reducción del peso.


Sus principales ventajas son que mantiene las propiedades nutricionales, aliviana el peso, tiene una vida útil extensa y mantiene la calidad original.


Su única desventaja es el costo de la técnica, que puede abaratarse si es pensado y elaborado en una planta propia y cantidades importantes.


“Comida por un dólar”, la propuesta para alimentar al mundo y enriquecer al agro misionero.

La población mundial necesita, cada vez más, alimentos, un ambiente saludable y trabajo. Estos tres factores trascendentales se combinan en un proyecto revolucionario, pensado para desarrollarse en escala pequeña o grande, en una comunidad, en provincia o en todo el mundo, en tiempos relativamente cortos y con altos grados de éxito prácticamente garantizados.


“Comida por un dólar” es un proyecto ideado por emprendedores misioneros destinado a satisfacer en forma urgente y permanente las grandes necesidades alimenticias y nutricionales que existen básicamente en todos los lugares del mundo, tanto en pequeños y alejados poblados rurales y olvidados, así como también en las grandes urbes, económicamente activas pero con permanentes porcentajes de habitantes con pobreza y hambruna.


El nombre de referencia: “Comida por un Dólar” es justamente lo que se pretende lograr e instalar en el colectivo social como una referencia de alimentación rica, nutritiva y económica ya que, cuando se menciona ‘Un Dólar’, es precisamente el precio que se ha determinado para cada porción.


Se trata de una variada cantidad de comidas, saludables, nutritivas y conocidas de la Argentina, elaboradas con productos provenientes de las chacras de la provincia de Misiones, que se someten a un proceso físico químico denominado liofilización (o deshidrocongelación) por medio del cual quedan deshidratadas y livianas, y se embolsan en pequeñas porciones secas con una vida útil que llega hasta los 20 años.


Su presentación y aspecto podría compararse con las conocidas sopas en sobre que se ofrecen en los supermercados de todo el mundo, pero con la diferencia de que son, efectivamente, comidas elaboradas con recetas tradicionales de la Argentina (como poroto, locro, polenta, lenteja) cocidas en olla, a fuego, y luego deshidratadas para su fácil manipulación posterior; con la ventaja de que no pierden su aroma, propiedades ni gusto de la tradicional comida casera.
Axact

Responsabilidades

Ahora Misiones (Ahora Noticias) no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Ahora Misiones (Ahora Noticias) se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Deja un Comentario: