Después de una actuación en el Teatro Colón, Macri me viene a saludar y me dice ‘cómo le va al futuro gobernador de Corrientes’. Lo tomé como una broma. Pero ya la segunda vez que me lo dijo ví que iba en serio. Y me largué”. El relato es letra y música de Antonio Tarragó Ros, quien a los 69 años acaba de tomar la decisión de sumarse a la lista de famosos que pegan el salto a la política.

Su provincia renueva gobernador este año. En septiembre. Ricardo Colombi no puede ir por la reelección. La última intervención finalizó en 2001, por eso quedaron desfasados del resto del país, igual que Santiago del Estero. Los radicales mandan desde ese año, pero ahora carecen de una figura que mida como el ex velista olímpico “Camau” Espínola, el más taquillero del PJ oficial. Ahí entra a tallar la intención del folclorista de ir por Cambiemos, aunque deba enfrentar a los radicales. Empapeló de afiches las paredes correntinas y asegura que su decisión es irreversible.

Igual, al Presidente le dedica una de cal y otra de arena. “Pensé que iban a hacer un zafarrancho a favor en la economía, pero andan a los tropiezos. En cambio políticamente funcionaron bien, hablando con todos”, dice. Es de los pocos que se anima a declararse admirador de Emilio Monzó, casi un hereje PRO. Pero el que le presta el partido es el sindicalista “Momo” Venegas, de FE.

El autor de Carito y María Va se define como “peronista de Perón”. Por algo su lema es: “Para un correntino no hay nada mejor que otro correntino”. Aunque hizo buenas migas con Carlos Menem (elogia su política cultural y le critica la destrucción de la flota mercante), con Gustavo Béliz y Eduardo Duhalde, quien le ofreció la primera candidatura, de la que desistió a último momento.

Al matrimonio Kirchner lo enfrentó desde la vereda del campo. “Me prohibieron en los festivales”, denuncia. Con todo, habla como un peronista “new age”. Mezcla justicia social con ecología. Aspira a que los organismos internacionales giren fondos a Corrientes a cambio de cuidar el acuífero Guaraní, la reserva que ocupa un tercio de su territorio. Sueño de artista.

Sin embargo, prefiere que lo reconozcan como militante del chamamé. “Es la música de los marginales y eso es lo que me da más fuerza. Yo no voy a buscar apoyo en la Casa Rosada, sino en el pueblo”, aclara. Y se agranda antes de tiempo: “No me meto para ser un político, que llega pensando en ganar la próxima elección, sino en ser un estadista, que piensa en las próximas generaciones”.

Para diferenciarse de los Scioli, los Lole o los Palito Ortega que lo precedieron en el salto, dice que ya es un hombre “de gestión”, por sus doce años en SADAIC, el gremio de los compositores. “Hicieron bien en meterse, pero pudieron hacer más”, opina sobre los otros famosos. Nació en Curuzú Cuatiá, vive en Buenos Aires y anda con su acordeón por todo el país. Pero ahora se acordó que “Corrientes es la provincia más pobre y con mayor mortalidad infantil”. Y asegura que “con las regalías de Yacyretá esto tiene que cambiar”.

Antes de poder intentarlo tendrá que medir fuerzas con una larga lista de aspirantes. Colombi tiene cuatro radicales en la mira para bendecir (Gustavo Valdés, “Peteco” Veschi, Sergio Flintas y Carlos Vignolo). Nito Artaza, otro famoso, corre por el massismo. Espínola y Fabián Ríos, intedente de la Capital, pelean la interna del PJ. Hasta el PRO puro tiene su propia promesa, Ingrid Jetter. Tarragó quiere a la rubia funcionaria de Vialidad en su fórmula. En la Rosada dicen que se limitan a observar cómo evoluciona el escenario. Si la imagen del artista se amalgama con la de político. Y temen una pelea con Colombi. Por algo le dicen “El hosco”.
Axact

Responsabilidades

Ahora Misiones (Ahora Noticias) no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Ahora Misiones (Ahora Noticias) se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Deja un Comentario: