Este es el panorama que encuentran tanto el equipo de control de focos de Salud como los municipios. La población sigue sin asumir el cuidado diario en sus casas. Ocho de cada diez criaderos están ubicados dentro de las viviendas o en su entorno.

Los mosquitos transmisores del dengue (además del zika, chikungunya y fiebre amarilla) siguen creciendo, volando y picando en las casas de los misioneros.


Es que pese al miedo que despertó el brote epidémico de dengue que se dio formalmente terminado en julio de 2016, la mayoría de los vecinos no incorporó hábitos preventivos que permitirían reducir la población de Aedes aegypti.

En Posadas, según el último Levantamiento de Índices Rápidos de Aedes aegypti (Liraa), no sólo no se redujo la cantidad de larvas encontradas en las casas de los vecinos sino que aumentó considerablemente.

“Entre el 70 y el 80% de los criaderos los detectamos dentro de las viviendas y en su entorno peridomiciliario, la mayoría de ellos en pequeños recipientes dejados al aire libre como botellas, bolsas plásticas, tapitas... la gente se preocupa por los tanques, piletas o grandes cacharros, pero no da mayor importancia a un pequeño vaso o tapita de gaseosa que pueden guardar agua limpia y en cuestión de pocos días convertirse en un criadero de larvas de Aedes”,  el subsecretario de Atención Primaria y Salud Ambiental, Martín Cesino quien encabeza el operativo de control de vectores del Ministerio de Salud Pública que se desarrolla en toda la provincia.

“En estas últimas semanas hemos trabajado junto a los municipios en Iguazú, Eldorado, Puerto Esperanza, Oberá y Posadas en descacharrizado, control de criaderos y bloqueos sanitarios, estos últimos cuando hay casos febriles sospechosos”, detalló.

No hay repunte de febriles
Pese al intenso calor y las lluvias, no se registró en la provincia un incremento de los cuadros febriles sospechosos de dengue. “Tampoco hemos recibido nuevos diagnósticos de dengue. Hasta el momento, sólo tenemos dos casos confirmados, uno en Posadas y otro en Eldorado”, recordó Cesino.
 
Sin fumigación masiva
Según destacó el funcionario, no está prevista la fumigación masiva y sólo se considerará esta herramienta si se registra un aumento significativo de los casos de dengue.

“Sólo fumigamos cuando hacemos control de focos o bloqueo sanitario, es decir en la zona donde detectamos cuadros sospechosos de dengue. Esto es así porque la fumigación es una herramienta más para eliminar a los mosquitos en su fase adulta, pero no sirve para combatir las larvas. Por eso es tan importante la prevención primaria, que apunta a eliminar los potenciales criaderos”, destacó.

“Hacemos bloqueo, descacharrizado y control de criaderos. La semana pasada estuvimos en el barrio Libertador, Constitución, Los Oleros de Iterable, hoy (por ayer) en los barrios Santa Lucía y Belgrano y mañana (por hoy) estaremos con la Municipalidad de Posadas en el barrio Las Dolores. En todos estos lugares nos encontramos con situaciones similares: la gente mira las canaletas pero tiene botellas sin tapa en sus patios o recipientes con agua acumulada de la lluvia que ya tenían larvas del mosquito Aedes”, indicó.

Las fiestas dejaron en su haber más botellas tiradas, “pedimos a los vecinos que dediquen diez minutos diarios a limpiar sus patios y casas, eliminar los recipientes, cambiar el agua de los floreros, bebederos de animales y pequeñas piletas para niños “a diferencia de las grandes piscinas, estas piletitas son peligrosas porque son instaladas donde hay sombra y tienen agua limpia... el lugar ideal para el Aedes”.
Axact

Responsabilidades

Ahora Misiones (Ahora Noticias) no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Ahora Misiones (Ahora Noticias) se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

Deja un Comentario: