Ni siquiera apagado. Y habrá multas para quienes no cumplan.



Hasta hace nada, una persona podía subirse a un avión en Estados Unidos con un Galaxy Note 7, siempre y cuando lo tuviera apagado. Ahora las reglas cambiaron: el gobierno de ese país ha prohibido que el Galaxy Note 7 se suba a un avión.

Según informa Reuters, los pasajeros no podrán llevarlo ni en su equipaje ni menos en la cabina. Y quienes lo hagan se arriesgan a que se los quiten e incluso que los multen.

Esto básicamente pone al teléfono al mismo nivel de una tijera, un cuchillo, un objeto filoso o líquidos inflamables; todos ellos, elementos potencialmente peligrosos para la seguridad de los pasajeros a bordo de una nave.

Fuiste bueno, Galaxy Note 7. No, en realidad no. Fuiste defectuoso y por eso pasó lo que pasó. Lástima por Samsung, que va a perder miles de millones por este fiasco.
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment:

0 comments: